20150429_fondef_victimizacion_secundaria

Lanzan programa de formación de entrevistadores para niños víctimas de delitos sexuales

De acuerdo a datos del Ministerio Público, durante el año 2013 se registraron 18 mil 782 víctimas de delitos sexuales menores de 18 años en el país. La falta de pruebas objetivas que acrediten el delito muchas veces determina que el testimonio de la víctima se transforme en la principal fuente de evidencia de la investigación. Como consecuencia, los niños son sometidos a reiterados interrogatorios por parte de profesionales no especializados, lo que provoca un efecto de doble victimización por parte de los menores, que se conoce como victimización secundaria.

En este contexto surge el proyecto Fondef Desarrollo de instrumentos para reducir la victimización secundaria en víctimas infantiles de delitos sexuales, a cargo de académicos de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica y de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. La iniciativa cuenta además con el apoyo del Ministerio Público y la Policía de Investigaciones de Chile y con la asesoría permanente de Martine Powell, reconocida experta en la materia de la Universidad de Deakin, Australia.

El proyecto busca aportar al mejoramiento de la calidad de la entrevista investigativa y de esta manera apoyar la implementación de la futura Ley de entrevista investigativa videograbada, que regulará las entrevistas de las víctimas con el objetivo de garantizar sus derechos. Para ello se está desarrollando un modelo de entrevista investigativa, que incluye un sistema de capacitación de entrevistadores.

El miércoles 15 de abril pasado se dio inicio al entrenamiento de entrevistadores de niños víctimas de delitos sexuales con una ceremonia realizada en la Fiscalía Nacional. El acto fue encabezado por el Fiscal Nacional subrogante, Rafael Mera, y el subdirector administrativo de la Policía de Investigaciones, Víctor Donoso. Los participantes del sistema de entrenamiento serán 15 profesionales del Ministerio Público y 15 funcionarios de la PDI, quienes se capacitarán mediante una plataforma online. El sistema, ampliamente utilizado en Australia, fue desarrollado por el Centre for Investigative Interviewing de la U. de Deakin, bajo la dirección de Powell, y adaptado a la realidad chilena por el equipo de la UC y la U. de Chile.

El profesor de la Escuela de Psicología Enrique Chía, que lidera el proyecto en la UC, destaca dos aspectos de la iniciativa: “La oportunidad de contribuir con conocimiento científico y práctico para cerrar brechas que permitan reducir el sufrimiento de estas víctimas y empezar a reparar el daño y a pensar en su bienestar. Y, desde el punto de vista académico institucional, la importancia de tener un proyecto que asocia a las dos universidades más importantes del país con una motivación social”.

Durante la ceremonia también intervino la vicerrectora de Investigación de la UC, Sol Serrano, quien destacó que el proyecto encarna todo lo que entendemos como misión de la universidad, partiendo por su carácter interdisciplinario. “Si consideramos los problemas de la sociedad no podemos seguir operando desde las disciplinas solamente para nosotros mismos. Es necesario buscar instrumentos más eficaces para vincularse con la sociedad”. Luego resaltó la colaboración interuniversitaria que se da en la iniciativa, el componente de cooperación internacional involucrado y el trabajo conjunto de las universidades con las instituciones públicas. Por último, se refirió a la contribución que implica para la dignidad y la reparación de un sector vulnerable de la sociedad como son los niños y los adolescentes.

En la ceremonia, a la que también asistieron desde la UC el decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Eduardo Valenzuela; el subdirector de Investigación y postgrado de la Escuela de Psicología, Diego Cosmelli; el profesor Enrique Chía, y la directora del Centro de Estudios y Promoción del Buen Trato, Ana María Arón, también intervino el profesor de la Universidad de Chile y director del proyecto Decio Mettifogo. El académico habló de los objetivos de la iniciativa, del modelo de entrevista que están desarrollando y de la deuda que tiene el país con los menores que son víctimas de este tipo de delitos. “La debida consideración de los derechos de las víctimas de delitos sexuales constituye una misión inconclusa”, señaló. Y agregó que existe una brecha entre lo que se sabe y lo que se hace y señaló que Chile ha estado hasta ahora distante de lo que se conoce como buenas prácticas en estas materias.

Autoría: Antonieta Sánchez, asanches@uc.cl / Publicado en Uc.cl

Posted in Noticias.